poema modernista

A la patria verdadera
uno le grita, con voz serena.
No busca perdición en su 
tierra, sino amor a su gente.

Uno sufre, al ver cómo
la patria querida, es
sumida en el caos de
la derrota y la burocracia.

Uno sabe que la grandeza
de un país se alcanza con
la victoria no, pues, con
palabras débiles de acuerdos
tristes, cuya existencia
enfurece a los huestes
de la gran nación derrotada.

Juan Cortés 2º Bachillerato C
Comments